INÚTIL DEMOCRACIA
9 junio, 2016
BORRIQUITO COMO TU
28 junio, 2016
Ver todo

Magali

Comparto com orgullo este excelente ensayo de Magali Romano.

*

Me compartieron un video que está circulando en las redes sociales  (No todo lo que está en internet es malo ni bueno, pero hay cosas que de otra manera no nos llegarían y esta es una de las que vale la pena). Primero les contaré un poco sobre el video: Se trata de  una conferencia que ofreció la escritora de Nigeria Chimamanda Gnozi Adichie. Graduada de Yale. La conferencia subtitulada se encuentra en youtube  con el nombre “el peligro de una historia única”. Ahí Chimamanda platica anécdotas esclarecedoras, como que viene de una familia acomodada, aprendió a leer a los dos años, era devoradora de  cuentos… cuentos de extranjeros porque era difícil encontrar de escritores de su país. Así que ecuando empezó a escribir a los 7 años, hacía cuentos con personajes rubios, manzanas y nieve… Por qué?,  Porque era la visión única que tenía de lo que eran los cuentos . Su familia, cuenta, tenía servidumbre, y constantemente su madre hacía referencia a cuan pobres eran, incluso su ropa y juguetes eran donados a ellos. Un día ya de adolescente, fueron a visitar a una de las sirvientas, le llamó poderosamente la atención una bella cesta tejida, ella preguntó quién la había hecho y la mujer que le servía le dijo que ella misma. No podía creerlo su idea de pobreza no coincidía con la posibilidad de que ellos, los pobres, pudieran crear algo bello.

Cuanto tuvo la oportunidad de tener cuentos de autores Kenianos, descubrió que había niños y personas como ella, en su contexto y la visión le cambió. Otra anécdota que cuenta es que cuando llegó a Estados Unidos a estudiar, su roomate la acogió calurosamente y también con gran curiosidad: Le preguntó de inmediato que cómo es que hablaba tan bien el inglés; ella le contestó un poco contrariada que era el idioma oficial de su país. Luego le pidió que le mostrara la música autóctona que llevaba en su aparato. Ella le enseñó su disco de Mariah Carey. Incluso le preguntó si sabía usar una estufa… Es que esa joven tenía una idea única de África, aunque África no fuera un país. Esa idea generalizada única  de catástrofe, de muerte,  de pobreza de hombres y mujeres que mueren de hambre y sida esperando ser rescatados por extranjeros generosos… Y descubrió que los norteamericanos la veían a ella, con esa visión única, a pesar de su posición económica, su preparación, para ellos no era más que una africana tribal la veían pues con compasión y lástima tal como ella veía a Fide su sirvienta. 

En otra parte de su conferencia ella comenta que la propia escritora ha recurrido a las historias únicas que ha coleccionado; y confiesa que cuando llega a México era una época de debate sobre inmigración en Estados Unidos; donde la palabra  inmigrante eran sinónimos de mexicano, seres que arrasaban con el sistema de salud de Estados Unidos, maleantes, narcotraficantes, etc. Y recuerda que en su primer viaje a Guadalajara ella se sorprendió al ver a la gente yendo al trabajo, haciendo masa para las tortillas en el mercado, fumando, riendo… y se llenó de vergüenza por que había comprado la idea única mediática de un solo México. Y concluye esa idea diciendo “Una sola idea puede matar a un país completo”. No les voy a contar toda la conferencia porque es larga y pueden verla ustedes mismos, pero les acabo de narrar algunas de las partes que para mí son  reveladoras y que generaron algunos pensamientos sobre esas ideas únicas que matan toda posibilidad de inclusión y comprensión real y cabal y que compartimos todos: Tenemos la idea de que todo indígena que pasa por Sonora es de Oaxaca (oaxaquita)  teniendo otras por lo menos 28 posibilidades de estados. Y la idea única es que son tan pobres e ignorantes que por un lado le tenemos lástima, nos dan tristeza y damos por sentado que ya no hay nada que hacer por ellos y por otro les tememos porque también hemos comprado la idea del mexicano que trata de pasar al otro lado que en el fondo algo malo lleva en sí mismo. Otra idea única es que todo guacho es labioso, tiene verborrea, es mentiroso, ladino, mentiroso y tranza… Otro ejemplo es que todo es que tiene dinero, pasa la vida viajando y más vale fregárnoslo nosotros  ante que lo hagan ellos. Todo aquel que no piensa como yo, (mi idea única) está contra mí.  Dentro de esto de la idea única,  también hay muertos que pesan más que otros porque los medios de comunicación así nos lo marcan, nos dan el rumbo y nos siembran esa idea única que nos hace sentir más un muerto que otro, por ejemplo, mientras el mundo llora a 50 jóvenes injustamente asesinados en Orlando, se crean marchas, se alzan las voces, mientras que a cada rato se encuentran fosas en nuestro país con decenas de cuerpos de quien sabe quiénes… muertos que deben tener familia que los buscan, que los lloran, que significan algo para alguien… pero como en el fondo tenemos la idea única de que allá en el sur los que matan y meten en una fosa es por asuntos de narco, entonces nos tocamos menos el corazón.  Los medios solo toman esa información como tasajo amarillista sin  cobertura extrema con cámaras, entrevistas, fotos, llanto como lo que acabamos de ver, y nos guste o no, se le dan entonces niveles diferente a través de esa historia única. Que quede claro que también estoy en shock y me duele la matanza de Orlando, estoy hablando de la importancia mediática que se le da y la siembra de ideas mediáticas en masa, es mi tema.

Y que pasa con la historia única que no solo tienen de nosotros los mexicanos, esa del indito con zarape durmiendo a la sombra de un nopal, o de que todos somos pobres e ignorantes? Que no solo es una idea de los extranjeros, nosotros mismos la hemos comprado y asumido, y la prueba está en las veces que repetimos al día: somos un pueblo de tranzas, ratas, flojos, mezquinos… Lo decimos en la mesa frente a todos, en las redes sociales, en el café y en la banqueta en la plática de vecinos y todavía agregamos: Los políticos son unos ratas, los maestros son unos flojos, la política es una mierda, los ricos apestan, los pobres son pobres porque quieren… Todo es una versión única que tenemos, y no hacemos nada por desprendernos de ellas, al contrario las afianzamos cada vez más cuando, increíblemente vivimos en un mundo de globalidad que nos da a manos llenas conocimiento y otras formas colores y formas de historias a través de la tecnología, la educación, los medios de comunicación. Si quisiéramos abrirnos a esas historias podríamos ampliar la visión del mundo y unirse al ciento de historias únicas haciendo un mosaico de más realidades en las imágenes colectivas para entonces sí, dejar de hablar de tolerancia, porque ya la habría, de empatía, por que se comprendería al otro, de entendimiento, por que el conocimiento eso logra.  Y al final de todas estos pensamientos deshilachados y sueltos creados a partir de una conferencia vista en internet, descubrí que precisamente la literatura tiene esa función, nos rompen las ideas únicas a través de la belleza, de las ideas de otros, de la imaginación, del dibujar sus mundos e incrustarlos en los nuestros. Las disciplinas artísticas contribuyen también al crear cientos y cientos de historias personales a través de los sentidos que, junto con la de los artistas y del demás público, nos permiten crear mundos incluyentes sin etiquetas, sin señalamientos, clichés.

Comments are closed.